Cuando hay manchas negras en los fragues o juntas de las cerámicas, se trata de hongos.

Lo primero es matarlos con una escobilla con cloro.

Luego, para sacar la mancha, se puede aplicar ácido muriático (teniendo cuidado en la concentración de éste; generalmente es mejor disolverlo en agua). Para aplicarlo, lo mejor es hacerlo con una esponja y guantes para proteger las manos.

No es recomendable repetir mucho este procedimiento, porque el ácido puedo quemar el frague (que es un tipo de cemento y como tal, tiene una vida útil). En caso que los hongos continúen, lo mejor es refraguar.

Con el apoyo de Andrés Reyes Galgani